Skip to main content

Un año más celebramos la Jornada Mundial de la Enfermería. De la misma manera que hablar de enfermería es sinónimo de hablar de cuidados, hoy más que nunca, y aún con la resaca de la pandemia de COVID que ha puesto a la enfermería a prueba, y ésta ha demostrado a la sociedad su contribución fundamental y compromiso profesional y humano dentro del Sistema de Salud, un pilar básico del estado del bienestar. Estos aspectos reconocidos por la ciudadanía, e hipócritamente aplaudidos, y después ignorados por parte de algunos que toman las grandes decisiones del Sistema de Salud, destaca la importancia de la necesidad inexcusable de cuidar a las enfermeras, es decir, cuidar a los cuidadores, para que todo el sistema funcione adecuadamente,

Si cuidar es un concepto que atañe a las 24 horas del día, 7 días a la semana y 365 días al año, cuidar a las enfermeras va mucho más allá de acordarse solo de ellas un día al año y hacer brindis al sol y declaraciones rimbombantes y de cara a la galería.

Si queremos un Sistema de Salud seguro, y dentro de él unos cuidados seguros, es imprescindible que él mismo tenga una adecuada dotación de enfermeras, en nuestro país seguimos a la cola de Europa en relación con el ratio enfermeras/habitantes. Se las ha de retribuir de la manera adecuada y en concordancia con su nivel de formación, las responsabilidades que asumen y el impacto que su actividad laboral representa para sus vidas personales y familiares, y que de una vez por todas la sociedad reconozca la penosidad laboral que ello conlleva y facilite, al igual que otros colectivos, su jubilación a los 60 años.

La seguridad del paciente, además de profesionales cualificados, también requiere de entornos basados en la cultura de la seguridad y de práctica segura de los cuidados, los cuales no son posibles sin ambientes y entornos que cuiden y que cuenten con las mejores condiciones laborales para quienes trabajan en ellos.

“Es imprescindible retribuir a las profesionales de la enfermería de la manera adecuada y en concordancia con su nivel de formación y las responsabilidades que asumen.”

En este sentido, las enfermeras, como cualquier profesional de alta cualificación, también necesitan poder desarrollarse y crecer profesionalmente, trabajar en entornos de trabajo positivos, ser gestionadas bajo un enfoque humanístico y competente de la gestión, y no como meros números, conciliar su vida laboral y personal, -en un colectivo ampliamente femenino-, poder compatibilizar su trabajo clínico con la investigación y la docencia, poder acceder a las posiciones y centros de decisión en atención de salud, y sobre todo, ser escuchadas y tenidas en cuenta.

En resumidas cuentas, hacer atractiva la enfermería, una de las disciplinas más antiguas y bellas que existe, mantener, fomentar e incentivar el talento en ella, y asegurarnos de que tenemos el recambio generacional necesario, haciéndola atractiva a nuestra juventud. Son muchas las voces que hacen énfasis en los problemas presentes y futuros que atañen a la falta de enfermeras. Post falta de enfermeras

Y que nadie se llame a engaño, una sociedad que no tenga en cuenta la opinión y el punto de vista de las enfermeras y que no tenga una adecuada dotación de enfermeras cualificadas, motivadas y reconocidas, es una sociedad que lo va a tener muy difícil para sobrevivir, al menos con unos niveles adecuados de salud y calidad de vida.

Que absurdo, cortoplacista y caro es formar a enfermeras cualificadas, para que estas tengan que emigrar a otros países, sólo porque en ellos encuentran mejores condiciones, y a la par tener que importar enfermeras de otros países, o lo que es más grave, disminuir la cualificación de las personas que nos tienen que cuidar.

En la casa del pobre, y nuestro Sistema de Salud es pobre por activa -por quienes temerariamente quieren quitarle recursos-, y por pasiva -por quienes descaradamente no lo dotan de los recursos necesarios, miran hacia otro lado y no toman valientes decisiones, lo barato suele salir dos veces caro.

Si la sociedad no cuida a quienes la cuidan, ¡¡quién la va a cuidar!!

 

Y permitanme que dedique este post  a una enfermera muy especial para mí que nos ha dejado recientemente, una enfermera  que se sentía orgullosamente enfermera de “Santa Madrona”, que inculcó a sus hijos unos sólidos valores e  hizo todo lo posible e imposible para que sus hijos se pudiesen formar, que estaba enormemente satisfecha de que su hijo fuese enfermero y pudiese haber crecido profesional y humanamente como tal y que  ha recibido hasta el último momento de su vida unos cuidados de calidad manteniendo la piel intacta a pesar de llevar cinco años encamada¡¡ A ella y a su esposo y compañero les debo muchísimo de lo que soy y les estaré siempre agradecido. ¡¡Un beso a los dos ahora que estáis juntos de nuevo!!

Como dice y ejerce, uno de mis mejores (y más grande) amigo, ¡¡es de bien nacido ser agradecido!!

Nursing Now and Nursing for Ever.

 

Joan Enric Torra i Bou

Enviar respuesta